Buscar

Desde la originalidad de un diseño personal, el paso por lo comercial y el robo descarado.

Recorriendo las tiendas de tatuaje, la gran cantidad de libros, información y claro, las infinitas posibilidades del internet, podemos encontrar miles de ideas, diseños, referencias, todo lo que queramos para decidir nuestro tatuaje. ¿Pero qué es lo que buscamos y cómo podemos encontrarlo?

Quizá hemos escuchado frecuentemente que puedes “robarte” un diseño, pero… ¿en qué consiste ese hurto, cómo se puede diferenciar el tomar una referencia, hacer propio un diseño o simplemente fusilarte una idea íntegramente? Ahora entenderás estas grandes diferencias.


El tatuaje robado…

El tatuaje es tan amplio que es prácticamente compatible con cualquier persona, obvio, que gusta de tatuarse, cualquiera puede encontrar su imagen, crearla y portarla, ¿pero cómo llega a ella? La gran mayoría de los artistas del tatuaje hoy en día proponen un diseño e imagen original, algo que vaya de acuerdo al estilo que gustan por desarrollar pero con una idea basada totalmente en el cliente. ¿Cómo es esto? La persona tiene una gran idea para un tatuaje, pero no cuenta con un diseño y pretende tener algo único, es entonces cuando acude con este tipo de tatuadores, quienes gustan desarrollar, enrolarse con las ideas y propuestas de quien será el portador de su obra y juntos generan un diseño único, irrepetible, hecho exclusivamente para esa persona, pues cuenta su historia, su propia idea e identidad y en cualquier otra piel perdería todo sentido. Es aquí donde precisamente se habla del “robo”, donde es una falta de respeto total para quien crea y para quien porta este tatuaje, lleva tiempo, lleva dedicación y un trabajo que nunca vuelve a ser igual, cada pieza nace y se desarrolla de una forma diferente, he ahí la clave de quienes realmente logran destacar, pues ofrecen una experiencia personal, algo prácticamente “nuevo” en la historia del tatuaje.


“El Beso de la Muerte”… Uno de los diseños más reproducidos en la época actual del tatuaje, originalmente, una aerografía creada por OG Abel


Las ideas originales plantean cualquier panorama y se adaptan al estilo de quien crea. Pieza original de Alexandra Yarushyna


El flash o sketch.

Hay otros diseños hechos para reproducirse, hay un momento en la carrera de cualquier creador que busca representar sus ideas y darlas a conocer de prácticamente cualquier forma, así es que existe el flash y más recientemente el sketchbook. El flash es una práctica normal en el nacimiento del tatuaje tradicional americano y algunas representaciones culturales de los pueblos de Asia. Son diseños creados para copiarse, con el interés de portar una imagen clásica en técnica y estilo. Hoy en día existen miles de sketchbook creados con esta intención y podemos ver a tatuadores de todos los niveles plasmando en mayor o menor medida estas imágenes, grandes tatuadores y artistas del tatuaje ven en esto una forma más de crecer su propuesta, pues les es imposible llegar a todas las personas que quieren un tatuaje de su puño y de esta forma logran tenerlo. Lo ideal, en todos los casos, es siempre darle el crédito al tatuador y ayudar a que su trabajo sea recompensado.


El Flash se ha creado con la intención de plasmar ideas y diseños que se han vuelto clásicos en muchos de los casos


Los símbolos…

Es cierto que cada persona le da a su tatuaje el significado que quiere, pero existen imágenes, creaciones que ya tienen su propio significado, hay diseños que por más que nos gusten, ya proyectan un recorrido, un pasado y en muchos casos, una gran responsabilidad. He aquí lo importante de investigar siempre sobre un símbolo, escudo, marca, placa, que vayamos a tatuarnos, el lugar del cuerpo, su representación, entender qué es lo que dice y cómo es visto en la sociedad. Puede ser que a ti te de lo mismo, pero deberías mostrar un respeto por la cultura y por quién y para qué fue creado, no es mentira, hay tatuajes que en algunas partes del mundo pueden llegar a costarte hasta la vida. Tatuajes de pandillas, símbolos religiosos, pensamientos políticos, fascismo, marcas de guerra en las tribus… Todos con connotaciones señaladas a ciertas personas y portadores.


La Mara Salvatrucha se caracterizó por sus tatuajes, esta organización criminal ha llegado a propagarse por Norte y Centroamérica hasta algunos países de de Europa


El aspecto comercial.

El amplio mar del tatuaje, lo que da vida a miles y miles de tatuadores que nacen y al mismo tiempo mueren, diseños que se ponen de moda y muestran poca o nula identidad personal. Infinitos, aves, dientes de león, atrapa sueños, frases motivadoras, cruces, corazones, florecitas, etc. Ofrecen una experiencia muy corta de lo que puede ofrecer el tatuaje y exigen el mínimo esfuerzo a la persona que lo hace.


El tatuaje comercial


La cultura pop.

Llevar una marca, insignia, personaje, logo, también es una práctica muy común y firmemente respetable, hay incluso tatuadores que se especializan en estos diseños, hay algunos que realmente exigen una calidad técnica impresionante para dar como resultado piezas asombrosas. reproducir fielmente una imagen identificable exige precisión y entendimiento, proporción y gran manejo de pigmentos, dominar una paleta de colores y lograr la solidez y el contraste que hacen de esta propuesta, un tatuaje muy buscado.

Por estas razones es importante saber en qué lado del tatuaje queremos caminar, todas las razones e ideas son válidas cuando se es consciente y se respeta el trabajo de cada tatuador, siempre investiga hasta lo último, exige hasta donde entiendes y porta con orgullo ese tatuaje que decidiste identificará tu vida por siempre.

El tatuaje es tan amplio y grande como uno quiera, Peter Lagergren desarrolla piezas originales y coloridas en gran formato, utilizando el cuerpo como un lienzo vivo



705 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo