Buscar

El cliente, parte del estancamiento…

Es cierto que un tatuaje debe gustarle principalmente a quien lo va a portar, las ideas y opiniones de los demás quizá no importen mucho cuando alguien sabe lo que quiere. Pero la verdad es que todos, sin excepción, lo que quieren cuando se tatúan es un trabajo bien hecho.

Foto: Lady Sara

Desafortunadamente la mayor parte de la gente no entiende y no quiere aprender o abrirse de menos a escuchar. Muchos quieren ver cómo quedará su tatuaje, cómo se les va a ver, cómo lucirán los colores, etc., algo imposible, no existen tatuajes idénticos, un tatuaje nunca se verá cómo es hasta que esté tatuado y más, cuando esté sano, para empezar, no se entiende que aunque haya referencias, será un tatuaje totalmente nuevo y eso siempre implica cambios.


Es lógico que si no sabes, tu mayor referencia será ver otros tatuajes, pero ahí comienza el mayor error, cuando creas una expectativa sobre algo que está hecho en otra persona. He aquí la importancia de aprender e informarse, visitar estudios, platicar con tatuadores, llenarse de todas las posibilidades, siempre pensando en un caso específico, el tuyo.

Si no aprendes, no entiendes y por consiguiente no obtienes lo que quieres, dejemos a un lado esa gastada frase de “con que a mí me guste” (cuando obvio ya no te queda otra cosa qué decir), y ojo, no hablamos del significado o de la idea, sino de cómo termina haciéndose. Si tú como cliente no sabes, abres la puerta para que un oportunista se aproveche de ti, para que te envuelvan con falsas expectativas y contribuyes a que el nivel de miles de tatuadores no crezca, no se exige y termina por ser mediocre.


En ti está la idea, exige y apoya al crecimiento de quien crea.

1,348 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo