Buscar

Seminarios y cursos… ¿Inversión o gasto?

Cuando se va empezando en el tatuaje, buscamos muchas opciones posibles para aprender, las redes hoy en día son una parte fundamental para esto, pero muchas veces no la mejor opción, pues aunque existen caminos viables para comenzar a empaparse, también hay muchísima desinformación y gente que se aprovecha de esto.


Seguro has escuchado de seminarios, cursos para empezar a tatuar, pero, ¿realmente vale la pena pagar por éstos?, hay que ser puntuales sobre lo que puede guiarte sobre algo que realmente te va a aportar y un curso donde simplemente vas a tirar el dinero a la basura.


Toda esta información se basa prácticamente en la credibilidad de quien la ofrece, un seminario impartido por un tatuador respaldado por su trabajo y evidente experiencia es fácil de identificar, pues también gracias a las redes podemos saber de quién se trata y cómo es que ha desarrollado su carrera, estos seminarios difícilmente van dirigidos a principiantes, entonces también debes tomar en cuenta en qué parte de tu aprendizaje estás, pues aunque estos seminarios valgan la pena, quizá no vas a entender nada por querer saltarte algún paso.


Ahora si te topas con un curso que te promete aprender a tatuar de cero, sin saber dibujar y además ellos te venden el material (de mala calidad normalmente), es lo primero que te dice que no es una buena idea, pues a ellos solo les importa sacar dinero de la ventas y te van a “enseñar” algo que posiblemente encuentres gratis en YouTube.


Cualquiera puede cobrar por enseñar, por mostrar mucho o poco de su experiencia y compartir su conocimiento, es válido y forma parte importante de la formación de muchos tatuadores, pero el tatuaje es un oficio que de alguna forma se desarrolla individualmente, nadie te va a enseñar cómo agarrar la máquina, tú debes experimentar y ver cómo es que te sientes cómodo a la hora de tatuar, debes estar atento a tus resultados, darle seguimiento a tus trabajos y cambiar tanto como sea necesario para que tu tatuaje logre consolidarse.

No dejes de lado los cursos que no necesariamente van dirigidos al tatuaje, como de dibujo, pintura, ilustración, escultura, etc., todos éstos te aportan conocimientos que te ayudarán directamente a la hora de desarrollar el tatuaje, además de tatuarte con aquellos a los que admires, es una gran enseñanza, pues de primera mano puedes ver los procesos, las formas y platicar cómo es todo este camino.


A la hora de decidir, piensa qué es lo más preciado para quien te ofrece conocimiento, realmente compartir o por qué no, dejar un legado, o ganar unos miles de pesos por unas horas en las que te “convertirán en artista”.

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo