Buscar

"Mi proceso al ilustrar"

Por: Alejandra Hernández

Este proyecto fue uno de los más elaborados que he hecho, usé una metodología distinta para los diseños que suelo hacer.





La primera parte del bocetaje fue basada en imágenes reales transformándolos a mi forma de dibujo (caricatura/manga). El boceto fue burdo y rápido, usé papel Fabriano y, para ambos, lápiz rojo. Realmente no sabía qué iba a hacer o cómo iba a acabar este diseño, sólo quería dibujar.










Después de dejar este diseño un mes, retomarlo sin rumbo y solamente para practicar, me hicieron decidir darle un giro distinto.

Usé mi mesa de luz y me llevó un par de horas llegar a esta parte, aún no estaba 100% convencida, pero traté de darle forma, esta parte fue algo complicada, veía mi boceto, las fotos reales y lo que veía en mi cabeza, creo que no quedó nada mal.





Después de varios días sin inspiración, mi cabeza tenía más ideas, ya que vi muchas imágenes que me interesaban, nada tenían que ver con mi técnica de dibujo, pero el color me resultaba muy llamativo, todo este proceso fue hecho con prismacolor y estilógrafo. Jamás había coloreado tonos piel, era mi primera vez, me apoyé con muchos tutoriales de YouTube y de técnicas de prismacolor para lograr una tez suave.




La parte del cabello me costó mucho trabajo, tampoco sabía cómo hacerlo, no quería abusar del color rosa, entonces, me decidí por algo más obscuro. Esta parte fue muy divertida, cuando dibujas cabello es como si lo peinaras con cada capa y textura de color, me apoyé en libros y videos, nunca había hecho una parte tan extensa de cabello con colores de madera, ni siquiera tan detallado, me llevó un par de días lograr el efecto que buscaba.






Llevaba mucho detalle y colores, creo que, aunque sea una técnica que no es tan realista, tiene su dificultad, aún así lo hagas con tu imaginación, el cabello tiene cierto movimiento y textura que a veces debemos respetar, así sea para darle un efecto de caricatura, el cabello fue una de las partes más complicadas y me dio mucho miedo.


Siempre utilizo bases de color claras, después de eso, agrego más tonos y ganas, los obscuros los acostumbro poner al final.








El rostro me llevó muchos días, ya que jamás había hecho rostros tan detallados y con tantas gamas de color, si no mal recuerdo, utilicé cinco colores más blanco y tres tonos extra para dar sombras y medios tonos, no quería hacer un exceso de color porque no sabía muy bien cómo emplearlos en prismacolor, no quería que se vieran como “pegotes”.






Con el rostro terminando y varias semanas de hacerlo ver más tenue, debo decir que fui muy cuidadosa en la forma del dibujo para cubrirlo y no manchar, creo que hasta ahora vi el error que cometí, ya que siendo diestra hubiera empezado por el caracal, pero jamás lo noté, hasta este preciso momento, creo que lo mejor era empezar de izquierda a derecha para no manchar, es lo bueno de hacer estas cosas, aprendes mucho de los errores :).

Aquí fue el mismo procedimiento, tonos base claros y ver imágenes reales de este felino para buscar los tonos correctos y la forma mágica que quería darle, viendo imágenes de animales fantásticos y su aplicación de color.

Me basé mucho en ilustración digital para transformarla a Prismacolor.

El efecto de pelo es muy tardado para mí, antes vi muchos videos que sirvieron, pero a la vez me sentía muy insegura con el trazo, traté de soltarme un poco haciéndolo más a mi estilo y con gamas de color más fuertes, a veces nos presionamos mucho en hacerlo tan realista y perfecto que dejamos atrás la esencia de nuestra propia mano y técnica, lo mejor fue relajarme un poco y preguntarme: ¿Cómo lo dibujaría Alejandra? Y éste fue el resultado, más parecido a mí.

Éste fue el final del proceso, me llevó casi dos meses, mi ritmo de dibujar es muy lento cuando se trata de hacer arte para mí, es algo más personal y no debo presionarlo, aprendí mucho de mis errores, también me dio mucho gusto ver mi proceso de empleo, hace unos 3 años no dibujaba así, no sabía qué podía hacer esto hasta que lo intenté, planeo hacer una lámina de este dibujo y será una de las más importantes, ya que lleva un sello muy personal y horas de trabajo donde pude dejar lo mejor de mí, espero que la siguiente lámina sea mejor y ver una evolución de mi técnica al igual que una composición más elevada y madura.

Nunca se desesperen, vean lo que hicieron unos años atrás y lo que hacen ahora, eso motiva mucho porque realmente hay una evolución.


Gracias por leer un proyecto en el cual dejé mucho amor, el “COVID” dejó algo bueno: estudio, paciencia, dedicación, técnica y mayor conocimiento para futuras ilustraciones.









Ella es Alejandra Hernández, tatuadora mexicana residente de la CDMX.

Más en @alejandra_tattoo

285 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo